Un grupo de profesionales de Psquiatría de La Fe de Valencia han desarrollado una aplicación móvil que detecta cambios clínicos en los pacientes con trastorno bipolar que garantiza una detección temprana de las crisis y una rápida atención, además de prevenir hospitalizaciones. A través de esta aplicación que consta de varias pantallas, el paciente puede acceder a cuestionarios que debe responder de manera secuencial; ver vídeos de interés psicoterapéutico; consultar webs de asociaciones y organismos vinculados a su patología, y tener un contacto inmediato con los profesionales a través del correo electrónico.

La aplicación está diseñada para avisar al paciente a través de mensajes, una vez a la semana, para que complete la información solicitada en los cuestionarios. Dichos datos se remiten a un archivo virtual que analiza la información automáticamente e informa al psicoterapeuta sobre el riesgo de recaída del paciente, facilitando que el profesional pueda intervenir de forma precoz, poniéndose en contacto con el paciente vía telefónica si éste lo precisara. Los resultados son indicadores de aspectos como la estabilidad emocional o posibles alteraciones del paciente, e incrementan el flujo de control y comunicación con éste.

En la actualidad, un 30% de los pacientes de la Unidad de trastornos bipolares de este Hospital (450 pacientes aproximadamente) son candidatos a utilizar esta aplicación. Más del 80 % de los pacientes que han probado esta aplicación la valoran y destacan su utilidad y su facilidad de uso. Además de las ventajas para el propio usuario, esta aplicación ofrece también facilidades para el profesional sanitario, que dispone de un mayor control en el seguimiento de pacientes que no frecuentan las consultas, puede acceder a la información de manera más sencilla y recibe alertas en caso de que se den valores terapéuticos fuera de rango en sus pacientes.

El doctor Humberto Echevarría, psiquiatra de la Unidad de trastornos bipolares del Hospital La Fe, explica que el uso de esta aplicación «mejora la monitorización del paciente y realizar detecciones e intervenciones tempranas con la consiguiente disminución de riesgos, y mejora significativamente la calidad de vida del paciente». Del mismo modo la doctora Pilar Sierra, jefa de la Unidad de Trastornos Bipolares, señala las múltiples ventajas de esta aplicación para el profesional ya que «se facilita un mejor seguimiento del paciente, un acceso a la información más sencillo y alertas si se descompensan los valores terapéuticos del paciente».