Es muy importante para la psiquiatría disponer de unos criterios de diagnóstico que sean capaces de unificar nuestro lenguaje, que aporten novedades de cara a la investigación, de cara a la clínica, y el DSM5 es un hito en este recorrido.

Tenemos otros sistemas de clasificación como los que la Organización Mundial de la Salud aporta, la CIE10. Se está desarrollando paralelamente a DSM5, la CIE11.

Todos estos aspectos son relevantes y están en auge para la psiquiatría. En este sentido todos los psiquiatras deberían participar, usar, criticar y promover su desarrollo y su mejora.