Algunos pacientes dicen «Doctor: quíteme la medicación porque ya estoy muy bien». Cuesta convencer al paciente pero hay que insistir en la idea de que el objetivo es estar bien con o sin medicación. El paciente debe mantener la medicación hasta que no se le diga lo contrario.